13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde
comunidad

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

¿También eres de los que siempre llega tarde? Seguro que te suceden estas 13 cosas…

1. Calculamos el tiempo como si todas partes estuvieran igual de lejos

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

¿Al trabajo? Con 10 minutos me basta. ¿Casa de la abuela? Con 10 minutos me basta. ¿Cincinnati, Ohio? Bueno, tampoco nos pasemos.

2. Nos estresamos cuando es demasiado tarde

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

“Debería salir en 10 (¡siempre diez!), así que me sobra tiempo para ponerme los calcetines, el cinturón, peinarme, imprimir las entradas…” Y cuando quedan 2 minutos, voilà: ¡Estrés!

3. Suplicamos a la providencia que el vecino no nos robe el ascensor

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

Nunca nos acordamos hasta que estamos llamando al ascensor. Los ateos se vuelven creyentes y los creyentes, fervientes. Nos vendemos el alma al diablo a cambio de que nadie nos robe el ascensor.

4. Terminamos de vestirnos en el ascensor

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

Zapatillas por abrochar, cinturón bailando suelto, el cuello de la chaqueta por arreglar… y aún pretendíamos mirar el móvil.

5. Culpamos al vecino que nos saluda y nos entretiene 6 segundos

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

Pensamos cosas como “es que así no hay quien llegue” cuando el vecino tarda un poco en abrir la puerta de la calle porque pasea al perro y va cargado con bolsas. Y durante un rato hasta nos convencemos de llevar la razón. Aunque estuviéramos en el rellano cuando hacía dos minutos que tendríamos que haber llegado.

6. Fantaseamos con deformaciones del espacio-tiempo cuando vamos de camino

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

“¿Y si ese día que llegué 30 segundos antes pudiera prestarme ahora, digamos… cinco segundos?, ¿diez?, ¿tal vez un cuarto de hora?”

7. Nos sentimos mal

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

Sí, lo confesamos: no tenemos arreglo y nos sentimos mal por el profesor, el dentista, los amigos, el partido de fútbol de la Liga Profesional del que siempre nos perdemos 4 minutos. Perdón a todos.

8. Ensayamos si andar disculpándonos por móvil sale a cuenta

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

A ver: andar, coger el móvil. Andar, buscar el nombre del contacto. Andar… ¿ mejor andar rápido que llegamos antes.

9. Nos conocemos el timing entre verde y rojo de todos los semáforos

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

Cuando el alcalde busque una mejor distribución del tráfico en la ciudad, que llame a los que siempre llegamos tarde. Nos conocemos la frecuencia de verde y rojo a la perfección, pues hemos desarrollado la eficiencia total. No damos ni un paso que no lleve al aprovechamiento absoluto del tiempo.

10. Gozamos con la adrenalina de llegar tarde

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

Sí, nos sentimos mal por los que llegáis pronto. Y os volvemos a pedir perdón. Pero la adrenalina de saber que vamos al límite no la cambiamos por nada.

11. Sentimos penita por los que llegan pronto y se esperan como almas en pena

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

Sentimos una mezcla de orgullo de clase por tener la elegancia de llegar 5 minutos tarde. Pero cuando pasamos por una boca de Metro llena de gente que espera… se nos derrite el alma de empatía.

12. Nos resulta exótico el ambiente previo a cualquier evento

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

El café con los compañeros antes de entrar al trabajo nos es ajeno, y en clase, toda la vida nos preguntamos cómo debía de ser el ambiente cuando el profe aún no había llegado. Pero nunca se nos ocurrió ir y comprobarlo. 

13. Y por supuesto…

13 Cosas grotescas que nos suceden a los que siempre llegamos tarde

www.giphy.com

Decimos “estoy saliendo” cuando nos empezamos a aderezar el pelo. Es que claro, los calvos no tienen ese problema… ¡así no hay quien llegue!

Fuente: pretty-little-liars.wikia.com

,