15 señales te mostrarán como te pareces cada vez más a tu madre
mujer

15 señales te mostrarán como te pareces cada vez más a tu madre

Ellas, nuestras madres, fueron tan jóvenes como nosotros alguna vez, o incluso lo fueron más y lo son ahora, de espíritu. Todos alcanzamos ese punto de la vida donde nos golpea esta reflexión. Esta comprensión suele ocurrir cuando estamos solos ante las responsabilidades de la vida real, haciendo lo adulto. De repente, tras comprender esto, también nos damos cuenta de que de hecho cada día nos parecemos más a nuestras madres. Sea o no esta revelación algo bueno, malo, humorístico o un poco alarmante, sea lo que sea, hemos creído oportuno que lo juzgues tu misma, mostrándote lo que realmente significa convertirte en tu propia madre.

%image_alt%

1. Físicamente siempre te has parecido a ella, y cada vez más!

%image_alt%

Ya te lo decían sin cesar cuando eras pequeña, por tener sus mismos ojos, sus labios o algún rasgo parecido. A día de hoy, unos cuantos años después, la verdad es que te has convertido en su viva imagen, y si no es tan así, al menos eres lo mas parecido a ella que se pueda imaginar.

2. Puedes luchar como ella, defender a los tuyos y ser tan terca como ella.

Ahora la cabezota que no hace caso a nada eres tu, no solo es tu mama la que siempre tiene la razón, ahora tu también te has sumado al club! Aparte de eso tu paso a la vida adulta ha traído consigo las responsabilidades y la confianza suficiente para luchar por todo aquello que te importa.

3. Tienes sus mismas adicciones

%image_alt%

Las costumbres de mama cuando eras pequeña te parecían asquerosas, era algo impensable para ti imaginar que acabarías cayendo igual que ella, pero así ha ocurrido. Ahora amas, o más bien necesitas, tanto como ella esa taza de café o té matutino. Y si, este sería el ejemplo más amable que se podría decir..

4. Seguramente compartiréis debilidades

De la misma manera que compartís aficiones, gustos e incluso adicciones, también hacéis lo propio con las debilidades y aquellos aspectos de uno mismo que detestamos.

5. A veces incluso puedes seguir el mismo camino que ella tomó

Son tantos los consejos y reflexiones que te ha ofrecido tu madre que sin darte cuenta estas tomando los mismos caminos que tomo ella. Quizás no sea en los mismos contextos ni situaciones para nada similares, pero aún así estas adaptando su forma de hacer camino en tu propio bosque.

6. Tenéis las mismas pasiones e intereses

%image_alt%

A las dos os gusta el mismo estilo de música, cine, lectura o arte. Disfrutáis viendo vuestro programa o película favorita en el sofá, con una buena manta y esas palomitas que ha todos nos vuelven locos!

7. Estas aprendiendo de su sabiduría

La sabiduría que es fruto de la experiencia vital, en este caso la de tu madre, te esta siendo transmitida y gran parte de ella esta siendo interiorizada por ti. Estos aprendizajes puede que no los sientas pero están dentro de ti.

8. Con ella aprendes a dejar ir

Tu madre te enseña como dar espacio a una persona, como dejarla marchar para que encuentre aquello que desea. De tu madre lo aprendes porque es lo que ella hace contigo, dejarte volar. Y al mismo tiempo ese aprendizaje te prepara para el momento de dejarla marchar a ella, cuando llegue el momento.

9. Su fuerza esta dentro de ti

Son tantas las veces que la has visto luchar por sus metas y por ti y tus hermanos, son tantos esos momentos de lucha que has presenciado que todos ellos han quedado grabados en tu interior. No como algo negativo, no es su sufrimiento lo que te marco, es su intensidad. Toda su fuerza para seguir adelante  la has aprendido, solo tienes que sacarla.

10. Serás tan compasiva como ella

%image_alt%

Cada día que pasa te muestras más comprensiva y empática, más conciliadora con aquellos que te rodean, tu familia, tus amigos o tu pareja. No te suena de algo esa actitud?

11. Fue ella quien te enseño a querer

Fue toda su paciencia contigo y con tu padre, fue toda esa dedicación, compresión, cariño, fue toda esa dulzura la que se introdujo dentro de ti para luego ser reproducida.

12. Puede que tengas su mismo sentido del humor.

Aunque te parezca que no, aunque creas que las bromas de tu madre son antiguas, la verdad es que cada vez os parecéis más en este aspecto. Y ahora que te lo he dicho fíjate, y di lo contrario si puedes.

13. Ahora ya eres amable con sus amigos y formas parte del grupo..

%image_alt%

Hace unos años ni por asomo pensarías en pasar tiempo con tu madre y sus amigos, te parecía algo de los más “carca” y aburrido. A día de hoy te parecen gente adorable y dedicas parte de tu tiempo a pasarlo con ellos, ya sea conversando cuando visitan a tu madre o incluso acudiendo al cine o tomar algo con el grupo.

14. Puedes ver las cosas de la misma forma que ella.

Pese a que vuestras personalidades y experiencias son y serán distintas, la verdad es que tienes la capacidad de ver el mundo desde su punto de vista. Muchas veces pensarás, “mi madre lo habría hecho así”, o no ?

15. Ya puedes ponerte sus mismos vestidos

%image_alt%

Ha llegado ese momento fatídico, aquellos vestidos que pensabas que eran de vieja solo por ser de tu madre, aquellos que admirabas como si fueran una colección de museos, esos mismos, a día de hoy, te encantan!

,