15 situaciones por las que tu perro es más que una simple mascota en tu vida
animales

15 situaciones por las que tu perro es más que una simple mascota en tu vida

Debo decir que estaré eternamente agradecido con mi perro. Él es el único que realmente sabe lo que hago a solas en casa y también el único que no dirá una palabra de eso.

A continuación, otras 16 razones por las que los perros en verdad son los compinches más increíbles y divertidos del hombre.

1. Cuando tu perro suelta una tanda de gases y además se asusta porque no sabe qué demonios fue ese sonido.

Enseguida se olisqueará el trasero y te mirará raro como diciendo “debes haber sido tú porque ese sonido y ese olor no vinieron de aquí”.

2. Cuando vuelves a casa (incluso luego de haber estado fuera apenas unos minutos) y tu perro enloquece

¿Quién no disfruta al ser recibido de esa manera?

3. Cuando llegas estresado y te tiras en el sillón y en seguida, tu perro hace lo mismo en tu regazo.

Hay pocas cosas más reconfortantes que esa. Es como decir: Ahora todo está bien.

4. Cuando quieres asesinar a todos pero tu perro va hasta ti con esos ojos dulces y de pronto sabes que las cosas tienen que salir bien.

¿Cómo podría seguir de malas? De cualquier forma ya te estaba pasando…

5. Cuando tu perro c**a tres veces durante el paseo y tú sólo llevas dos bolsas.

Entonces tendrás que recoger la tercera m****a con la parte de afuera de una bolsa usada y llevártela así a casa al regresar por más bolsas. Aunque no es divertido, viéndolo bien en realidad es bastante cómico.

 6. Cuando no alcanza su juguete favorito y entonces te pide ayuda.

Mira desconsolado su juguete y luego a ti y luego de vuelta a su juguete y así sucesivamente. Cuando finalmente se lo alcanzas y ves su carita de felicidad, es difícil no sentirte feliz también.

7. Cuando no deja que llevarte su pelota porque quiere jugar justo cuando tú tratas de cocinar.

Es cierto que él no sabe nada de responsabilidades ni de cumplir con las tareas del hogar y puede que eso haga el asunto más gracioso. Los perros nos entrenan y no al contrario.

8. Cuando tu perro corre a tu cuarto para esconderse de una oleada de truenos y relámpagos.

Es fabuloso sentirse querido y necesitado. Compañeros durante la tormenta ¡Por siempre!

9. Cuando fascinado, lo miras jugar delicadamente con tus sobrinos pequeños.

Sabes que será un buen chico cuando decidas empezar una familia.

10. Cuando decide que quiere orinar y lo hace en tu cama justo después de que te acabas de acostar.

Entonces te tienes que levantar, luego limpiar el colchón e intentar dormir en una colchoneta diminuta el resto de la noche (bueno…puede que por esta no parezca tu mejor amigo).

11. Tras el aturdimiento y la molestia inicial, es maravilloso que tu perro te despierte a besos a las 6 a.m.

Inclusive si es sábado.

12. Cuando lo vas a sacar de paseo y él te mira con esa rara expresión lengua afuera.

Puede que ese gesto no sea una sonrisa, pero en realidad es eso exactamente lo que podría ser, porque bien sabes que en ese momento es el perro más feliz del mundo

13. Cuando repentinamente te da por armar un baile en la cocina y tu perro se pone eufórico.

Su pensamiento es “movamos pues el bote”

14.  Cuando le ladra como loco a una ardilla en la ventana

De veras agradeces tener un imponente perro guardián de menos de 10 kilos haciendo de tu hogar una fortaleza impenetrable.

15. Cuando luce adorable durmiendo al lado de tu chica

Siempre se asegurará de tener su trasero muy cerca.

Original

,