5 Posiciones sexuales que garantizan el orgasmo a las mujeres
mujer

5 Posiciones sexuales que garantizan el orgasmo a las mujeres

1. Con la ayuda de la almohada

La posición más simple de todas, el Misionero, cambia totalmente si colocas una almohada bajo tu trasero. De este modo consigues levantar la parte inferior de tu cuerpo de la cama, y de ese modo consigues que las penetraciones sean mucho más profundas. Y en el caso de que quieras aún más profundidad, no tienes más que colocar tus piernas en torno a su cintura. Pero al mismo tiempo esta posición permite que puedas excitar tu clítoris mientras él te penetra para conseguir un mayor placer.

2. La sillita

Otra versión del Misionero. En este caso tienes que doblar tus rodillas todo lo posible hasta colocarlas encima de los hombros de él mientras te está penetrando, colocando tu cuerpo como si fuera una silla. Aunque tengas el cuerpo doblado a la mitad, las penetraciones serán mucho más profundas e intensas.

3. La cuchara sexual

Si a las mujeres nos gusta el sexo y acurrucarnos después, ¿por qué no hacerlo todo junto? Solo tienes que colocarte delante de él, con tu espalda tocando su pecho, como si fuerais la cuchara grande y la cucharita pequeña. En esa posición deja que te penetre. Es verdad que en esta postura no hay mucha opción de moverse o que las penetraciones sean fuertes y profundas. Pero a cambio, con cada penetración él toca las paredes de tu vagina y está presionando constantemente tu punto G. Y del mismo modo, como con esta postura él apenas tiene que moverse, puede usar sus manos para tocarte el clítoris o los pechos, que siempre aporta mayor excitación al sexo.

4. Cowgirl

Una de las posturas favoritas de toda mujer, no solo porque la permite controlar la situación, dando al sexo una sensación de poder, sino también porque de este modo las penetraciones son más profundas y, en el caso de que quiera que sean más intensas, ella solo tiene que aumentar la velocidad cuando quiera, buscando el orgasmo o pararlo cuando está apunto de llegar, logrando así que el acto sexual sea todo lo placentero que ella quiera.

5. Cowgirl al revés

Aunque parezca mentira, con esta posición tendrás más control que con el Cowgirl clásico. Solo tienes que ponerte encima de él pero dándole la espalda. Al ponerter así, el ángulo con el que él entra en ti permite que esté tocando y estimulando el punto G con cada penetración. Y con esta postura puedes mantener el equilibrio mucho mejor, además de que puedes tocar tu clítoris sin problema y sin que él te vea, con lo que puede resultar más cómodo para las mujeres que todavía sienten pudor al masturbarse delante de sus parejas.

Original

,