8 Razones por las que las chicas fiesteras somos más exitosas en la vida y en los negocios
mujeres

8 Razones por las que las chicas fiesteras somos más exitosas en la vida y en los negocios

1. Tenemos reservas inagotables de energía

Se necesita de mucha energía para tolerar las tribulaciones de la vida nocturna. Es por eso que muchas no podrían ser como nosotras aunque lo intentaran, ya que la fatiga que las ataca a las dos de la mañana definitivamente le ganará la batalla a su deseo de divertirse hasta las 4.

Las chicas fiesteras por el contrario, tenemos una reserva inagotable de energía la cual somos capaces de canalizar con maestría hacia nuestros respectivos empleos.

2. Nadie nos “revienta” fácilmente

Es fascinante descubrir cómo la gente “truena” literalmente con un simple cambio de planes.

Las chicas fiesteras vivimos en el caos y nunca perdemos el rumbo sólo porque nuestros superiores decidan cambiar nuestras responsabilidades y añadir un poco más a nuestras ya apretadas agendas.

Después de sobrecargar nuestros sentidos con ayuda de la cultura de la fiesta, rendir un puñado de horas extra en la oficina es juego de niños.

3. Creamos redes de comunicación de la forma más natural

Una fiesta es la quintaesencia del ambiente social. Después de todo, su propósito último es relacionarnos con desconocidos.

Socializar y crear redes comunicación son una especie de músculos al igual que cualquiera que hay en tu cuerpo. Y las chicas fiesteras llevan ejercitándolos durante años.

4. Podemos cargar con nosotras mismas a todos lados

Las chicas fiesteras son criaturas súper independientes que tienen una mega confianza en sí mismas.

Nuestras almas aventureras que siempre buscan experimentar nuevas sensaciones, nos inspirarán por la eternidad a acudir solas a todo tipo de eventos, debido a que esto es lo que nos permite entrar a determinados mundos sociales. De verdad no necesitamos que nadie nos anime llevándonos de la mano.

5. Estamos al mando en la p**a nave

Puedes referirte a las chicas fiesteras de muchas maneras, pero tímidas nunca será la más adecuada.

Y es que se necesita de mucho carisma natural para sobresalir de entre esa deslumbrante multitud que es el club nocturno. Nosotras realmente que podemos con eso y más.

Por eso cuando hablamos, hasta los de traje se callan y escuchan.

6. No nos intimidan los hombres de negocios con cara de pocos amigos

Si por un instante creíste que nos sentiremos remotamente intimidadas por nuestros ambiciosos compañeros masculinos, sentimos decirte que te equivocas muchísimo.

Fiestear sin parar no es una labor para aquellas de corazón tierno que apenas toleran la presión. Tan sólo piensa en que hemos tenido a esos enormes y terribles porteros comiendo de las palmas de nuestras bien manicuradas manos desde que éramos aprendices menores de edad.

7. No es fácil hacernos tambalear

Las chicas fiesteras tienen como abogado celestial a la Santa paciencia. Y es que ¿imaginas con cuánta gente molesta debemos lidiar con el fin de mantener sano ambiente de la fiesta?

8. Siempre luciremos fabulosas en el trabajo

Aunque mantengamos los estándares profesionales (naturalmente que entendemos los códigos de vestimenta ¿qué esperabas?), las chicas fiesteras nunca deambularemos en la oficina vistiendo esos típicos y aburridos conjuntos cerrados hasta el último botón combinados con zapatitos bajos de abuela.

Nosotras por el contrario, le damos glamour al ambiente corporativo.

Original

,