Científicamente probado: Las pecas no sólo te hacen única, sino hermosa
mujer

Científicamente probado: Las pecas no sólo te hacen única, sino hermosa

giphy-1

Tener pecas es una marca de belleza poco convencional. Mi mamá siempre me dijo que las mías eran “besos de ángeles”. Pero además de que tener dudas acerca de que los ángeles quisieran besar mi cara, yo creía que no podía haber razón lógica para tener esta clase de piel extraña. ¿De dónde venían realmente todas esas manchas?

Pues bien, basémonos en la ciencia.  Empecemos por dejar en claro que todos tenemos melanocitos en nuestra piel.

De acuerdo con How Stuff Works, los melanocitos son células diseñadas específicamente para proteger nuestra piel de los rayos UV dañinos del sol.

La anterior hazaña la logran produciendo melanina, una sustancia química que actúa como si fuera una lente de sol para la piel, la cual oscurece la superficie para protegerla de las quemaduras.

En las personas como yo, los ciudadanos “cara pálida” del mundo, los melanocitos no se distribuyen de manera uniforme en todo nuestro cuerpo. Esto significa que nuestro mecanismo natural de oscurecimiento de la piel se manifiesta a través de pecas.

Los pecosos además tienen un gen especial que sus homólogos de piel clara pero tono uniforme no tienen. Se trata del gen MC1R, que equilibra la pigmentación de la dermis.

Pese a que las pecas son fabulosas, que no siempre se han considerado signo determinante de una persona hermosa.

Durante siglos, la belleza se identificó con la piel de tono “impecable”, como lo demuestran las perfectas pieles de porcelana que se glorifican en las revistas de moda más influyentes.

Estos estándares irreales de belleza fueron causa de que las mujeres con características poco convencionales optarán por esconderse en las sombras o detrás de capas de maquillaje, siempre avergonzadas de mostrar su piel.

Pero ¡ya no más! La belleza natural está ganando terreno en los medios de comunicación. En la actualidad, las pecas han convertido en una característica imprescindible de belleza. Finalmente, las  chicas con pecas están consiguiendo la admiración que merecen.

Tener pecas ya no es sólo es una característica con la que tienes que aprender a vivir, si no que es algo que todos desean. Y es que no cualquiera tiene la suerte de tener pecas. Literalmente, este detalle te hace mucho más especial que todas esas personas que no las tienen.

Un estudio realizado en Islandia con la ayuda de 2.230 participantes, encontró una variante en el gen IRF4 que se relaciona con el cabello castaño, los ojos azules y lo más importante, con las pecas.

De acuerdo con el Daily Mail, el gen IRF4 actúa como un “regulador de intensidad”, ya que puede reducir los niveles de melanina que llega a los queratinocitos, las células que pueblan la superficie de la piel. Las cantidades reducidas de melanina producen patrones a base de pecas.

Por lo tanto, si tienes esta variante en el gen IRF4, tienes una composición genética completamente única que es mucho más diversa que de la de otras personas.

Por si esto fuera poco, se supo con este estudio que no hay dos pecas iguales, ya que son únicas como los copos de nieve.

rel

Original

,