Este descubrimiento en ‘La última cena’ te hace replantear todo lo que sabías
comunidad

Este descubrimiento en ‘La última cena’ te hace replantear todo lo que sabías

Pocas veces se descubre algo que cambia la forma de ver las pinturas que tantas veces hemos contemplado y que los historiadores del Arte tanto han estudiado. Febrero de 2017 es una de esas veces. Y la pintura, La última cena de Leonardo da Vinci.

La historiadora italiana Elisabeta Sangalli acaba de descubrir (y de convencer a la comunidad de expertos) que un pequeño detalle en La última cena hace la pintura mucho más reveladora de lo que se venía creyendo hasta ahora. Son las piedras preciosas que aparecen en ella. Y como Sangalli advierte: “Leonardo no dejaba espacio a la casualidad”.

%image_alt%

Así, la historiadora se fijó en los broches, objetos que ayudaban a cerrar las túnicas, en este caso a la altura del cuello de algunos personajes de la obra. Y descubrió que Jesucristo lleva una esmeralda. ¿Significado a finales del siglo XV? La paz y la regeneración. O, dicho de otro modo, Leonardo dice: “este personaje va a resucitar”, como dice la Biblia que hizo Jesús.

Otro ejemplo es San Juan: el broche es un diamante, que representa “el apóstol preferido de Jesús por su corazón puro”. Así, la historiadora del arte cuenta que sólo aparecen 8 gemas en todo el cuadro. Pues Leonardo siguió una gran tradición de símbolos, y en la simbología del Apocalipsis, el número importante es el 7, que junto a Jesús, hacen las 8 piedras preciosas.

%image_alt%

Sangalli remarca que en el cuadro original no se ven bien todas esas gemas, pues está muy deteriorado. Afortunadamente, los discípulos de Leonardo emularon al maestro y, así, para conocer cuestiones simbólicas se pueden cotejar sus obras.

,