La distancia no significa solo estar lejos.
parejas

La distancia no significa solo estar lejos.

Es algo común del ser humano pensar que lo conocido, y mas aquello que conocemos por estar siempre presente en nuestras vidas va a acompañarnos siempre, como si formará parte de nuestro entorno de forma omnipresente. Podríamos estar hablando, por ejemplo, de la familia, los amigos, tu pareja, los lugares que frecuentas, etc..

En ocasiones la vida nos da un golpe de realidad cuando por cuestión del azar nos quita uno de estos pilares básicos que dábamos por sentado. En esta ocasión el motivo será la distancia, cuando tenemos que marcharnos a otro país o ciudad por trabajo o estudios y empezamos a darnos cuenta del gran valor que tienen todas esas cosas cotidianas que siempre pensábamos que nos acompañarían.

La distancia no significa solo estar lejos.

Es sorprendente como la distancia de lo mas querido nos enseña, por ejemplo, que una taza de té o chocolate ya no sabe a nada sin la compañía de tu amiga o pareja, que una buena película no es lo mismo sin los comentarios reveladores de tus hermanos. La distancia es echar de menos aquellos pequeños detalles que no valorabas y que ahora te das cuenta que son totalmente necesarios para ti.

La distancia no significa solo estar lejos.

Salir de tu zona de confort y distanciarte de lo habitual también nos abre las puertas ante el mundo de los abrazos y sus significados. Cuando volvemos de visita disfrutamos de esos abrazos cálidos y tan y esperados, mientras que los momentos de la despedida vienen cargados de abrazos amargos y agridulces.

Junto con la ropa y demás objetos que portamos en la maleta también llevamos nuestro equipaje invisible a primera vista, los recuerdos. Los llevamos con nosotros y los recordamos desde la distancia y curiosamente nuestra sensación al recordarlos es de tenerlo mas presentes que nunca. Esos recuerdos que vienen con nosotros y que se mezclarán con las nuevas experiencias protagonizadas por nuevas relaciones, amistades, fruto del desafío, de la valentía de marchar de tu hogar y ser valiente ante el futuro.

La distancia no significa solo estar lejos.

La distancia finalmente es valentía, valor para jugársela y romper con lo seguro, lo conocido. Saber que partirás tu corazón para siempre ya que dejarás de pertenecer a un solo sitio, establecerás conexiones importantes para tu vida en ambos lados y eso te mantendrá, de una forma u otra, permanentemente dividido.

Las distancias son las sorpresas y los pequeños detalles que nunca habrías pensado que ahora te parecerían tan inmensos, son las diferencias horarias con tu hogar, son las notas de voz eternas en el contestador, los cumpleaños por Skype y Facebook o las miles y miles de paginas que podrías escribir con los “te extraño” que te han dedicado desde que te marchaste, y los que has dedicado tu también.

La distancia no significa solo estar lejos.

La distancia en definitiva es aprender a vivir por ti mismo, valorando absolutamente todo lo que has dejado atrás y aprendiendo a reorientar el uso que harás a partir de ahora de todas esas cosas que antes no sabías como explotar. Si te encuentras lejos de tu familia y amigos, lejos de tu casa, de tu pueblo o ciudad, no dejes de ser valiente, porque todo ese esfuerzo te será recompensando en algún momento.

,