Enamorarse es fácil. Lo difícil es seguir estando enamorada
parejas

Enamorarse es fácil. Lo difícil es seguir estando enamorada

Enamorarse es algo que llega sin avisar. Es una sensación que, en ese momento en el que te das cuenta de que no solo ese chico te gusta sino que además estás enamorada de él, es como un tsunami de emociones donde todo se ve de un modo distinto, y donde las alegrías y las penas se ven magnificadas.

Darse cuenta de que estás enamorada es aceptar el hecho de que puede que esa persona a la que quieras tanto te va a romper el corazón. Esta forma de pensar, aunque parezca muy negativa, no deja de ser la pura realidad. Una realidad que, por desgracia, muchas mujeres aprenden por las malas: Cuando se enamoran por primera vez y dan el 150% en esa relación solo para darse cuenta de que su pareja no está al mismo nivel de compromiso que ellas, y al final la caída acaba resultando mucho más dolorosa.

Pero esa es la realidad. Una realidad que no se debe evitar construyendo muros defensivos para evitar que nos hagan daño, pensando que de ese modo estaremos más protegidas. Pues estar enamorada, y sobre todo querer seguir estándola, es aceptar que puede que nos hagan daño pero que estamos dispuestas a correr ese riesgo solo para poder disfrutar de la sensación.

Y es que intentar tener una relación donde no existe ese miedo a sufrir, es como tener un novio pero con el que no quieres experimentar todo lo relacionado a estar enamorada. Solo cuando disfrutamos de esa relación con los brazos y el corazón bien abiertos, es cuando podremos disfrutarla de verdad, experimentando momentos y sensaciones únicas.

Seguir estando enamorado implica, de este modo, hacer todo lo posible porque ese modo de vivir la relación no desaparezca. Tal vez con el tiempo el miedo a que tu pareja te haga daño, por ejemplo no prestándote la atención que esperas, desaparezca. Esto suele ocurrir porque ya damos por hecho que nuestra relación es estable y que nada se va a interponer entre nosotros.

Pero aunque tener esa seguridad es en cierto modo bueno, pues viene acompañada de un mayor relax, también trae consigo ese conformismo que es el peor enemigo de toda relación. Por ello lo mejor, si queréis seguir disfrutando de la sensación de estar enamorados siempre, tan solo hay que seguir comportándote como hacíamos cuando acabábamos de conocernos y queríamos que él viera todo lo que le queríamos y lo enamoradas que estábamos.

De este modo él seguirá haciendo todo lo posible por hacerte feliz, consiguiendo que el amor que siente por ti tampoco se desvanezca, aunque esa sensación venga acompañada del miedo a que algún día todo se acabe… Pero un amor de verdad siempre tiene que tener un poco de miedo y tristeza. Sino, no sería realmente amor.

Original

,