El gen Wanderlust: ¿Por qué hay gente que ha nacido para viajar?
viajes

El gen Wanderlust: ¿Por qué hay gente que ha nacido para viajar?

El gen Wanderlust: ¿Por qué hay gente que ha nacido para viajar?

Hay gente que nunca siente la necesidad de dejar su hogar. Ellos están contentos en vivir en la misma ciudad donde nacieron, así como seguir viviendo en la casa de sus padres en vez de intentar buscar un hogar propio. Por otro lado está el resto del mundo. Gente que no es capaz de quedarse quieta y que siempre tienen a mano su pasaporte, pues nunca se sabe en qué parte del mundo terminarás el día.

Este afán por viajar puede ser a causa del simple placer de descubrir otros lugares y personas, o simplemente la curiosidad por conocer qué hay más allá de nuestro hogar conocido. Por ello, da igual las veces que viajes, tu afán por reccorer el mundo jamás sera saciado, da igual la cantidad de vacaciones que te cojas.

Pero tener el gen viajero no implica solo ir a la primera agencia de viajes que encuentres y que el vendedor de turno te ofrezca el primer destino que se le ocurra. Nada de eso, el amante de los viajes de verdad sabe que cuanta menos organización haya mucho mejor, y sobre todo más excitante.

Todo esto ya lo sabrías. Pero lo que de seguro que desconocías era que, según los científicos, esa pasión por viajar sin necesidad de organizar el propio viaje, solo por el placer de viajar y descubrir, ya estaba implantado en tu propio ADN antes de nacer.

Según explica el blog onePsycology.blog, la necesidad de viajar se localiza en los genes, siendo en concreto una derivación genética del gen DRD4, que está asociado a los niveles de dopamina que llegan al cerebro.

Este gen, denominado DRD4-7R, ha sido bautizado como el “gen de placer por viajar”, porque sus niveles de dopamine aumentan en relación con los niveles de curiosidad que siente el individuo. A lo que se añade que los pacientes a los que se les ha descubierto que contaban con esta variación del gen DRD4 contaban con un largo historial de viajes a sus espaldas.

Este gen, no obstante, no es nada común. Según los especialistas solo un 20% de la población mundial lo tiene. Por tanto, no es que todos los amantes de los viajes cuenten con este gen. Pero aquellos que, sencillamente, no pueden dejar de viajar, seguro que sí lo tienen.

El estudio que ha conseguido diferenciar este “gen viajero” señala también que esta variación del gen es más proclive a surgir ahora, en los tiempos modernos, que en el caso de las antiguas civilizaciones. Una deducción de lo más lógica, ya que en las sociedades modernas la gente es más proclive a migrar a otras ciudades por motivos de trabajo, lo que permite que esa variación del gen empiece a desarrollarse.

Original

,