Los irritantes pequeños detalles que las mujeres con pechos pequeños nunca entenderán
mujer

Los irritantes pequeños detalles que las mujeres con pechos pequeños nunca entenderán

Si midiéramos el mundo por el grado de sensualidad, tener tetas sería lo mejor que a una le puede pasar. Pero, cuando tienes los pechos de una talla grande te das cuenta de que (oh, sorpresa) el mundo y su día a día son bastante más que la sensualidad. Estos son los irritantes detalles que las mujeres con tallas pequeñas o medianas nunca conocerán. Bueno, sí, cuando lo lean ahora:

Encontrar un sujetador sexy y cómodo a la vez es imposible

O lindo o cómodo para mis pechos, no existe el término medio ni ningún sujetador que lo tenga todo.

1

Te cansas de oír las mismas frases siempre

Ohh, tus tetas. Ojalá las tuviera yo. ¿Puedo tocarlas? ¿Necesitas sujetadores especiales? ¡Dios, con lo delgada que eres y qué grandes las tienes!…

Ejem, ¿hola? ¡hay un ser humano tras mis tetas!

2

Todos tus gestos toman un look sexual (hagas lo que hagas)

Beber agua, bailar, dormir, sonarte los mocos…

32

Se convierten en tu recogedor de migas

4

Junta dos cosas que les gusten a los hombres. Por ejemplo, las tetas y las magdalenas. ¡Vaya! Justo lo que tiene mi escote cuando acabo de comer magdalenas.

¡Sí, hay gente que te las toca!

51

Cuando intimas mínimamente con un ligue, las buscan como si no hubiera mañana. Y cuando estableces cierta complicidad íntima con una amiga, también. O más incluso.

No puedes vestir tus collares largos favoritos

6

Porque parecerá que van en un cofre entre tus dos teta. Y créeme, no queda bien.

Tus marcas de sujetador se vuelven aún peor

7

Y el gusto de quitártelo, mayor.

El sudor tiene la virtud de aparecer ahí abajo

8

Nos sudan los pechos igual, pero se nota mucho más si mojamos la camiseta. Y es embarazoso.  Entra, aire, por favor.

Hay que acarrearlas, y eso duele

9

Sí, son un atributo natural, pero su peso también es bien real.

No vas a hacer deporte sin antes dedicarles una mano

10

Esa carrera que todos hemos hecho para alcanzar el bus, nosotras la comenzamos con un brazo delante. En caso de no hacerlo, algunos hombres podrían poner sus ojos en órbita y ¡qué demonios! tampoco tengo ganas de que vayan saltando mis tetas en público.

Algunos sujetadores te ponen en riesgo de tener 4 tetas

11

Y no es agradable.

Las camisas de botones son un peligro

12

Según la distancia entre botones se vuelven muy incómodas. Y desde algunos ángulos ven más de lo que yo querría.

,