Lecciones que se aprenden cuando pierdes al amor de tu vida
mujer

Lecciones que se aprenden cuando pierdes al amor de tu vida

Hay ocasiones en que es necesario vivir un momento muy difícil para aprender a entender lo importante de la vida, y darte cuenta de que no siempre disponemos de todo el tiempo que nos gustaría para estar con las personas a la que queremos. Las personas que han tenido la desgracia de vivir esa experiencia tan difícil, la han querido compartir para darnos su consejo sobre cómo debemos comportarnos ante la vida como mujer, y como una mujer que quiere a su pareja.

No tengas miedo a decir “Te quiero”

No tengas miedo a expresar tus sentimientos, pensando que no es el momento apropiado, o porque piensan que si se dice demasiadas veces “te quiero” las palabras acaban perdiendo su significado. Pero esto no esto así, pues solo si expresas esos sentimientos, la otra persona sabrá que realmente le quieres.

Hay que contarse siempre las cosas

Hay que hablar más y de todas las cosas que nos preocupan, y no solo de las buenas cosas que nos ocurren. Solo si se comparten esos miedos y preocupaciones se puede seguir adelante o, en el caso de que no haya una solución a ese problema, al menos se podrá sobrellevar mejor, sabiendo que hay otra persona en el mundo que conoce tus miedos y preocupaciones, y que siempre va a estar ahí para apoyarte.

Respetaros siempre

Hay que respetar a la persona a la que queremos, e intentar entender las decisiones que tome. Aun en las ocasiones en que no pensemos lo mismo que esa otra persona, sobre todo si son decisiones difíciles, tenemos que partir del respeto hacia lo que esa persona haya decidido. Si le queremos, tenemos que mostrar nuestro apoyo siempre, especialmente en los momentos más difíciles de todos, incluso si no estamos de acuerdo con la decisión que ha tomado.

Disfruta de los pequeños detalles

Cada día está compuesto de un millón de detalles que, si no te fijas bien, no te darás cuenta de ellos. Y esos detalles son precisamente los que componen la felicidad. No hace falta hacer preparar grandes acontecimientos para demostrar a la otra persona que la quieres, y pensar así que estáis siendo felices. Porque la felicidad también está en un millón de pequeños detalles, de los cuales muchas veces sólo nos damos cuenta de su importancia cuando ya no podemos disfrutar de ellos.

Haz lo que realmente quieres

Vivir una vida larga pero donde no has sido capaz de hacer lo que realmente querías, no es una vida feliz. Por ello, hay que poner siempre tus sueños por delante de todo lo demás, incluso si esos sueños parecen inalcanzables al principio. Si te rindes y no haces nada, ¿de qué servirá vivir durante 100 años?

,