A la mierda con el espacio entre las piernas: 10 razones por las que quiero muslos gruesos
mujer

A la mierda con el espacio entre las piernas: 10 razones por las que quiero muslos gruesos

A la mierda con el espacio entre las piernas: 10 razones por las que quiero muslos gruesos

1. Estar fuerte es mejor que estar flaca.

Si tus muslos son gruesos, eso significa que son fuertes. Y también que las flacas en las redes sociales, por muy inspiradas que estén, ya pasaron de moda.

Lo de ahora son las entrenadoras de mentalidad positiva y las aficionadas a #GirlsWhoLift en Instagram – que son quienes te animarán a vértelas con esas pesas en el gimnasio para no privarte de tus comidas favoritas y sobre todo, que te enseñarán a entender la idea que siempre es mejor ser fuerte que flaca, especialmente cuando se trata de piernas y muslos.

2. Podrás durar más tiempo bailando en el club que tus amigas.

Debido a que tus muslos son fuertes, son más adecuados para bailar durante horas en una fiesta o en el club.

A las 2 de la mañana, tus amigas se quejarán de que sus piernas simplemente no dan más. Las tuyas sin embargo, pueden con todo.

3. Tienes el mejor sexo posible.

Cuando se trata de sexo, la fuerza física – especialmente la de las piernas – es la clave para tener una sesión buena y prolongada.

Así que, chicas, olvídense de esas posiciones aburridas de siempre; porque tus fuertes muslos son perfectos para hacer toda clase posturas locas que requieren mucha fuerza en las piernas, como son hacerlo estilo vaquera y hasta de pie- Esto significa que eres la persona más indicada para tener una sesión de sexo increíble.

4. Te mantienes más caliente “ahí abajo”.

¿A quién le agrada que una fría e incómoda brisa sople a través de sus muslos en el invierno? Con los muslos gruesos, tendrás un poco de calor adicional entre las piernas cuando estés afuera. Seguramente en esa situación estarás muy agradecida de tener un poco de carne extra en los huesos.

5. Tu teléfono no caerá dentro del inodoro si se te resbala cuando jugueteas con él en el baño.

Imagínate que navegas inocentemente en Facebook haciendo lo tuyo en el baño, cuando de repente, tu teléfono se cae accidentalmente en dirección a tu regazo.

En ese caso, si hubieras tenido un marcado espacio entre las piernas, tu flamante iPhone 6 pasaría entre tus muslos hasta el inodoro, de modo que tendrás que despedirte de él para siempre.

Con muslos gruesos, por el contrario, tu teléfono siempre estará a salvo.

6. Podrás devolverle a tu novio todas sus tontas movidas de lucha libre.

¿Hay que decir más?

7. En el espectro de los personajes animados candentes, tú podrías ser Jessica Rabbit…

Mientras todo el mundo está obsesionado con emular la aburrida delicadeza de las princesas de Disney, tus caderas anchas y muslos voluptuosos se dedican a representar a la pelirroja favorita de todos, Jessica Rabbit.

Sabes que ella es más hot que cualquier princesa.

8. Tener muslos gruesos podría ser más saludable para tu corazón.

Un estudio realizado en el 2009 por investigadores daneses sugiere que los muslos gruesos podrían relacionarse con una disminución del riesgo de desarrollar enfermedades del corazón y con un aumento de la  esperanza de vida.

A lo largo de 10 años, los investigadores monitorearon la salud de 3000 hombres y mujeres y descubrieron que aquellos cuyos muslos tenían más de 23.6 pulgadas de circunferencia, tenían de hecho  un menor riesgo de sufrir problemas de salud graves que aquellos con muslos más delgados.

9. Estresarte por un cuerpo imposible de lograr no es divertido.

Anhelar un espacio entre tus muslos cuando sabes que tu estructura ósea no está hecha para eso, es como querer tener alas en la espalda, y en esencia, solo un recordatorio de que si no puede suceder, entonces no vale la pena acabarse la vida en ello.

10. Te sentirás mejor si amas tu cuerpo como es, que si aspiras siempre a tener uno distinto.

Los espacios entre los muslos son imposibles de lograr si tu cuerpo no está diseñado para tenerlos. Recuerda que la verdadera confianza en tu cuerpo viene de ver lo positivo en lo que tienes, y no de preocuparse por lo que no tienes.

Original

,