No era el chico adecuado, pero era mi favorito…
parejas

No era el chico adecuado, pero era mi favorito…

Encontrar a tu pareja ideal en los tiempos que corren parece ser que es casi una cuestión de fe. Seguramente esta dificultad parte de nuestra propia exigencia y nuestras manías, y a partir de estas últimas confeccionamos una lista de tipos de chico o chica con los que si o no tendríamos una aventura o relación, por ejemplo, lo s extrovertidos, impredecibles, las almas libres, etc..

Aún así, siempre aparece esa persona que no cumple con las condiciones que creemos son las mínimas para nosotros, además, sabemos por nosotros mismos y por las opiniones de nuestras personas mas cercanas que esa persona no es la adecuada, aún así nos encanta y no podemos poner freno.

No era el chico adecuado, pero era mi favorito…

Normalmente esta situación se inicia con encuentros casuales cargados de risas, bromas y complicidad que suelen acabar con un par de besos al final de la cita y siempre en un lugar discreto, ya que no queremos que nadie nos descubra.

No era el chico adecuado, pero era mi favorito…

Como te puedes imaginar, esta relación será fogosa y ambos no podrán escapar a la tentación de unir sus cuerpos, además seguramente lo harán con con una perfecta combinación entre intensidad y ternura.

Toda la gente que valoras te dice que no es la persona adecuada, y tu en parte también lo sientas, aún así no puedes desengancharte pero no te preocupa porque en tu interior sueles sentir que solo es sexo y no te esta creando ningún sentimiento ni dependencia. Suele ser un pensamiento bastante inocente, ya que no cesan las noches de pasión por mucho que le des vueltas.

No era el chico adecuado, pero era mi favorito…

Tras toda esa pasión y fogosidad de la noche anterior, la mañana siguiente suele venir cargada de sensaciones contradictorias. Realmente no sabes que tipo de relaciones tienes con esa persona, y en ocasiones no sabes tampoco porque la tienes, ya que es el tipo de persona con la que prometiste no mantener ningún tipo de relación, aún así, los días se que faltan hasta el próximo encuentro se hacen eternos.

Lo cierto es que si te fijas en las señales es evidente que estas relaciones no pueden llegar muy lejos, mucha pasión pero poca mecha. Y es que en estas situaciones de la otra persona nos suele hechizar su nulo romanticismo, su frialdad y lo imposible que resultaría pensar en compromisos.

No era el chico adecuado, pero era mi favorito…

Estas relaciones para una de las partes suele ser dolorosa, el orgullo propio y ese supuesto control de las emociones suele ser un autoengaño que se destapa cuando uno de los dos decide cortar por lo sano.

Pese a que puedes llegar a sufrir si eres esa parte de la pareja que se ha sentido abandonada y con el corazón lleno de ilusiones que no llevan a ningún lado, la verdad es que estas vivencia nos aclaran y/o reafirman aquella clasificación mental de personalidades y personas que creemos son las indicadas para nosotros. Gracias a dicha experiencia es mas elevada la posibilidad de encontrar a la persona adecuada o la persona que se adapte mas a tus gustos y necesidad, ya que al reconocer claramente que es lo que quieres, también sabes apartar de ti aquello que no precisas, y por tanto no pierdes el tiempo en relaciones que no llevan a ningún sitio. Y oye, quien sabe, a veces los amores imposibles son los mas fuertes y duraderos!

,