Las parejas extremadamente efusivas son más felices, más sanas y tienen más sexo
parejas

Las parejas extremadamente efusivas son más felices, más sanas y tienen más sexo

Cuando el amor nos golpea el corazón, es difícil no atacar constantemente a nuestra pareja con interminables oleadas de afecto.

Si tú o alguien que conoces se la pasa dando intensas demostraciones de amor que dan náuseas, considérense bendecidos: Quienes demuestran amor por su pareja son más felices que cualquiera y afortunadamente han encontrado a alguien con quien compartir esa entrañable (y un poco odiosa) dulzura.

Es cierto que hay quienes este tipo de demostración pública de afecto les resulta absolutamente repugnante. Y es que nadie quiere ver a la luz del día lo que podría suceder a puertas cerradas. Pero, sinceramente, todos sabemos que esas personas que se demuestran su amor en público están sumidos en su propio y grandioso mundo.

Y es que ni siquiera es su culpa. Las personas que actúan como tontos cuando están enamorados acaban de quitar el seguro en las  puertas de esas burbujas invisibles que los limitan.

La efusividad extrema es su forma de tener cercanía

Cuando cubrimos a nuestra pareja con una cantidad exagerada de demostraciones de amor, es sólo porque nos sentimos increíblemente felices y cómodos en nuestro interior, por lo que no nos importa hacerlo frente a un grupo pequeño personas en una cena o ante una multitud en un evento mayor.

Así que no es raro que las parejas que no pueden evitar saltar uno sobre el otro sean más felices que la mayoría.

Una investigación de la Ohio State University mostró que las parejas que tienen más cercanía tienen más posibilidades de estar satisfechos y felices en sus relaciones que aquellas parejas que con frecuencia se abstienen de hacerse demostraciones de amor.

En dicho estudio, participaron 92 parejas, de las cuales, 46 estaban insatisfechas y descontentas con relación, mientras que las otras 46 parejas se consideraban felices de manera mutua.

Lo que es interesante aquí, es que las parejas que aceptaron disfrutar la vida en pareja admitieron ser muy cercanos con su media naranja.

Estar a gusto en tu relación también significa estar más saludable

CNN informa sobre estudio realizado en la Universidad de Utah en el que los científicos estaban interesados en descubrir vínculos entre las relaciones problemáticas o fallidas y la salud humana.

Los investigadores analizaron la situación de 276 parejas para averiguar si la depresión era el único factor de salud alterado por una mala situación marital. Lo que descubrieron fue que una relación poco saludable en realidad acarrea efectos mucho más serios (aunque sólo en las mujeres de mediana edad), entre los que se incluyen presión arterial alta, acumulación de grasa en torno al estómago y un aumento del riesgo de tener un ataque al corazón y desarrollar diabetes.

La doctora Nieca Goldberg, cardióloga y directora de área del New York University’s Women’s Heart Program, explica a CNN,

“Creo que tenemos que entender el hecho de que una relación tóxica es realmente dañina para la salud… Ya ha habido estudios que demuestran que en un matrimonio que produce demasiado estrés y en donde no hay una buena relación, las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir un ataque al corazón”.

Si las demostraciones de afecto en público son exageradas, tan sólo imagina lo que sucede en privado.

Las parejas que casi “lo hacen” mientras caminan al trabajo (¿cómo pueden con tantas cosas a la vez?) claramente están mucho más preocupadas por asegurarse de que el otro se sienta protegido e idolatrada, a diferencia de los que rechazan por completo las demostraciones de amor en público.

Y aparentemente tener ese grado de preocupación y respeto por las necesidades emocionales de la otra persona significa que esas personas tienen más probabilidades de poder gozar seguido de un buen rato bajo las sabanas con sus parejas que quienes no están tan conectados con sus compañeros a nivel emocional.

Una investigación publicada en la edición de mayo del 2013 de Social Psychology And Personality Science, estuvo observando a 44 parejas que compartían vivienda con el fin de tratar de encontrar vínculos entre el hecho de ser receptivo a las necesidades emocionales y sexuales de la pareja y la cantidad de sexo que había involucrada en la relación.

Las parejas que admitieron darle una gran importancia a la atención de las necesidades de sus parejas tendían a experimentar mucho más sexo que otras parejas.

Original

,