Para practicar sexo seguro, no uses la postura de la cowgirl
salud

Para practicar sexo seguro, no uses la postura de la cowgirl

El sexo que se realiza cuando la mujer está encima del hombre es el más arriesgado de todos. Es lo que publica la revista “Avances en la Urología” sobre una investigación llevada a cabo después de estudiar a 42 víctimas que sufrieron fractura de pene en los tres hospitales que hay en Campinas, Brasil.

Tras consultar a cada paciente de manera individual, de los 42 casos estudiados 38 fracturas de pene tuvieron lugar mientras tenían sexo con mujeres. Un trauma bastante común, ya que una de cada tres fracturas de pene tienen lugar mientras se llevan a cabo estas tres posturas sexuales: el misionero, el estilo del perrito y la cowgirl.

De las tres posturas, la más tradicional es también la más segura, pues solo un 21% de las fracturas de pene han sido consecuencia de practicar esta postura. El porcentaje aumenta a 29% con la postura del perrito, mientras que la postura de la amazona o cowgirl es responsable del 50% de las fracturas de pene que tienen lugar mientras se practica sexo.

Con la postura de la cowgirl el hombre no tiene el control ante una posible fractura

Los investigadores concluyen así que cuando la mujer está encima del hombre mientras se practica sexo, el miembro masculino tiene más riesgos de fracturarse porque todo el peso de ella descansa sobre un miembro que ya es delicado de por sí. A lo que se añade que, en el caso de que el hombre sienta dolor, ni siquiera puede evitarlo de manera inmediata ya que con esa postura él no tiene el control de la situación.

Lo contrario ocurre con las otras dos posturas más comunes a la hora de practicar el sexo. Tanto con la postura del perrito como del misionero, es el hombre el que está llevando el control y el que puede parar apenas perciba la mínima molestia.

No obstante, este estudio no significa ni mucho menos que siempre que se practiquen estas posturas haya riesgo de que el pene se fracture, ya que este tipo de daño es muy poco común.

Pero ahora que sabemos lo que puede llegar a sufrir el miembro masculino en estas posturas, no nos emocionemos e intentemos hacer un espectáculo digno de la película porno más salvaje.

Original

,