Querida mamá: 9 razones por las que te adoro, incluso cuando no te lo digo muy seguido
comunidad

Querida mamá: 9 razones por las que te adoro, incluso cuando no te lo digo muy seguido

  1. Haz renunciado a todo por mí y aún estás dispuesta a darme más. 

Renunciaste a lo querías y a lo que te gustaba para dedicarte a mis deseos y necesidades. Me has dado mucho más lo que he necesitado y cualquier cosa que siempre he querido.

  1. Aunque te preocupas tanto por mí como para terminar enfadada, siempre me perdonas.

Siempre preferirás que te odie por un momento si se eso te asegura que no arruinaré el resto de mi vida. Tú me perdonas por no tratar de entender tus motivos aunque nunca cuestiones los míos.

  1. Me apoyas en cada travesía que emprendo, no importa qué tan loca o atrevida sea. 

Puedo ser una completa soñadora, una total obsesiva y un espíritu espontáneo que siempre vuela al límite, pero tú siempre me haces aterrizar sin aplastar mis sueños.

Tú me apoyas sin importar lo que suceda, incuso si eso exige estar a mi lado tan sólo para verme cometer el error más grande de mi vida.

  1. Tú crees en mí de manera absoluta, aunque yo nunca crea en mí misma. 

Tú tienes más fe en las cosas que hago que la que yo tengo en mí misma. Tú me ves destrozarme con malas decisiones o sabotear las mejores oportunidades y aun así me apoyas por qué crees que tengo madera para el éxito.

  1. Estás ahí cuando todas mis relaciones se han hecho pedazos

Siempre estás ahí para mí, fuerte y constante, reconfortándome y a la vez enseñándome el camino con tu sabiduría.

Incluso si te traté peor que a cualquiera de mis supuestos amigos, siempre me defenderás por encima de todos. Tú nunca utilizas mi frustración en contra ni descargas la tuya en mi. Tú simplemente estás ahí para entenderme.

  1. En cada nueva amistad que he tenido, siempre has sido mi mejor amiga 

Y tras cada relación que acabó mal, tras cada ruptura y tras cada amigo que me dio la espalda, has estado ahí.

Tú eres la única amiga con la que puedo contar siempre pese a haberte tratado como a mi peor enemigo.

  1. Me dejas ser la persona vulnerable que soy en el fondo 

Después de horas, días y semanas de hacerme la dura, tú me permites quitarme la máscara. Ya no hay que fingir contigo, ya no hay que actuar ni pretender nada.

Tú me permites mostrar mi verdadero ser y de hecho, esperas que lo haga.

  1. Tú eres la única persona que quiere genuinamente hablar sobre mí, todo el tiempo 

Eres el ser menos egoísta del  mundo lidiando con (a veces) la persona más egocéntrica del universo. No sólo dejas que me desahogue contigo, si no que centras cada conversación en mí y en mis preocupaciones.

Tú nunca me llevarás a cenar para hablar de ti, me invitas a salir para escuchar todo acerca de mi vida.

  1. Siempre tratas de entender hacia dónde voy, no importa si no estás completamente de acuerdo

Eres una única persona que batalla conmigo esperando que mi lado sea el ganador. Puede que no estés de acuerdo con todo lo que hago, pero siempre harás lo posible por entender por qué hago lo que hago.

Original

,