Una sola raya de cocaína puede generar cambios permanentes en el cerebro
salud

Una sola raya de cocaína puede generar cambios permanentes en el cerebro

Una raya de cocaína es todo lo que se necesita para que el cerebro de un adicto en recuperación se vuelva significativamente más vulnerable a sufrir una recaída.

Un equipo de investigación liderado por el doctor Peter McCormick de la Universidad de East Anglia, dirigió recientemente un experimento en ratas, cuya finalidad era determinar qué es lo que causa que los adictos a la cocaína que están en recuperación reinicien el hábito, reporta el Daily Mail.

Con respecto a esto, El dr. McCormick apunta,

Aunque nuestro estudio fue realizado en roedores, se demostró que son los mismos receptores los que tienen un fuerte impacto en el estrés humano y las conductas adictivas.

De acuerdo con el Medical Daily, los investigadores descubrieron que el uso de la cocaína altera la comunicación entre  dos proteínas en el cerebro que se relacionan con las sensaciones de recompensa y estrés.

Esto hace que sea mucho fácil que un consumidor o ex consumidor se sienta tan abrumado con una determinada situación estresante, que el uso de la cocaína parezca ser la única respuesta.

Dichas situaciones incluyen cualquier actividad mental demandante e inclusive el simple hecho de ver a alguien usar cocaína en el cine o la televisión.

Así, el dr. McCormick declara,

Descubrimos que una sola dosis de cocaína puede cambiar por completo la “arquitectura del cerebro” y predisponer al consumidor al estrés que lo induce a recaer.

Los investigadores comentaron la existencia de este efecto, pero no dijeron nada acerca de los efectos en quienes usan cocaína por primera vez.

Los experimentos adicionales determinaron que el hecho de reparar el vínculo entre esas dos moléculas en el cerebro, puede restaurar el autocontrol en las personas afectadas y reducir la posibilidad de que recaigan al someterse a cargas de estrés.

Bajo esta premisa, los especialistas sugirieron la prescripción de medicamentos que puedan ayudar en este sentido a los adictos en recuperación.

A lo anterior, el dr. McCormick agregó,

Identificamos un mecanismo que potencialmente protege de la recaída. Esta investigación cimienta el desarrollo de dicho enfoque.

El estudio aquí mencionado fue publicado originalmente en The Journal of Neuroscience.

Original

,